The Amazon River in a Kayak

En 2013 el aventurero Max Rantz-McDonald viajó con cuatro amigos hasta Iquitos, una de las pocas ciudades del mundo inaccesible por carretera. Desde aquel recóndito lugar iniciaron una de las aventuras más seductoras que los amantes de la selva puedan imaginar: una ruta en kayak por el Amazonas conviviendo con comunidades indígenas y acercándose a una cultura aborigen singular, en permanente peligro debido a la globalización y la voracidad de la sociedad occidental.

“Enclavada en mitad del agua y con una frondosa selva que se extiende a su alrededor y casi la devora, Iquitos sirve de puerta de entrada a las aldeas tribales que habitan en la cuenca norte del gran río americano. Extendiéndose por la orilla izquierda del Amazonas, los ríos Nanay e Itaya delimitan las fronteras de la ciudad: constituida como una gran isla fluvial, lo debe todo a su gran puerto, a mercados flotantes como el de Belén y a la ruta de los ferris turísticos que llevan al mayor parque nacional de Perú, la Reserva Nacional Pacaya-Samiria, una auténtica joya natural. A pesar de que Iquitos es una vibrante metrópoli, sus alrededores conservan impresionantes parajes por donde el Amazonas y los afluentes de los que se nutre serpentean con aguas muy lentas que se adentran en la selva. Partiendo de esta ciudad, decidí organizar un viaje junto con mis amigos Mike Savas, de EE UU, Jens Andersen, de Dinamarca, y David Abrand, de Albania, que nos llevaría a navegar varios días en kayak por el río Amazonas y algunos de sus afluentes, en un viaje en el que intentaríamos convivir con las comunidades indígenas de las orillas fluviales. En el transcurso de una semana, pondríamos a prueba nuestra resistencia e intentaríamos descender 100 km por el río más legendario y desconocido del planeta, visitando pueblos amazónicos y durmiendo bajo el dosel de la jungla. Preparados para lanzarnos a la aventura, subimos a nuestros kayaks cerca de Iquitos y comenzamos nuestro periplo remando por el hermoso Nanay, uno de los grandes afluentes del Amazonas, bordeando la jungla, en cuyas riberas pronto vimos pequeñas comunidades indígenas, de dos o tres clanes, con un censo total que no supera los 250 habitantes.”

The Amazon River in a Kayak
The Amazon River in a Kayak
The Amazon River in a Kayak
The Amazon River in a Kayak
The Amazon River in a Kayak
The Amazon River in a Kayak
The Amazon River in a Kayak
The Amazon River in a Kayak
The Amazon River in a Kayak